Los retos económicos de Nicaragua en 2012

6 01 2012

El entorno económico internacional afectará a la economía de Nicaragua en 2012 a través de la austeridad fiscal de los países de economía avanzada que impide el crecimiento económico, la caída de la demanda internacional de materias primas, la baja de los precios de las commodities o bienes primarios, la desaceleración de la tasa de inflación, la desaceleración del crecimiento económico y su impacto sobre el consumo y la inversión, el aumento del desempleo y del subempleo o de los miniempleos, la turbulencia en los mercados financieros, la segura persistencia de la apreciación del dólar frente a un euro en crisis, la apreciación de las monedas que sirven de refugio a los inversionistas -el franco suizo, la corona sueca y el yen japonés-, la incertidumbre por los bonos del Tesoro de Estados Unidos porque su valor podría disminuir si China sale a vender bonos, la disminución de la cooperación internacional oficial, la reducción del flujo de la inversión extranjera directa, el menor crecimiento de las remesas familiares y los riesgos de un creciente proteccionismo comercial.

Nicaragua no se escapará del choque económico internacional, aunque el sistema bancario nacional se encuentre “blindado” con su excesiva liquidez. La economía nacional observará la disminución de los volúmenes y precios de las exportaciones a Estados Unidos y la Unión Europa, que adquieren el 41% en el valor total de las exportaciones de bienes FOB del país; la desaceleración del crecimiento económico de al menos 1 punto porcentual hasta 3.6% de acuerdo con nuestra percepción actual del problema económico mundial; la contención de la alta tasa de desempleo global de 26.8% de la población económicamente activa, es decir 863 mil personas no generarán ingresos y 1 millón 676 mil personas tendrán problemas de empleo; una menor tasa de inflación, que aumenta 7 décimas porcentuales hasta 6.86% debido a la alza de 9% de la tarifa de energía eléctrica a partir del consumo facturado de enero –esto implicará que el precio promedio anual del KWh de energía eléctrica aumente aproximadamente 35%; un menor déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos igual a 10.1% PIB, porque el descenso de los precios de los bienes que importamos (4.7%) será mayor que el de los precios de los bienes que exportamos (4.4%); la desaceleración del flujo de remesas familiares hasta US$926 millones, lo cual contribuirá a otra desaceleración del gasto de consumo de las familias; el menor flujo de inversiones extranjeras directas de US$800 millones; y, sin tener en cuenta los efectos de la reforma tributaria de este año, una probable caída del monto real de la recaudación de impuestos y la probable expansión del déficit fiscal, que obligaría al gobierno a recortar el consumo público.

Nicaragua deberá también enfrentar los retos del cumplimiento de las reformas estructurales pendientes con el Fondo Monetario Internacional (FMI), como son los ajustes de las tarifas de energía eléctrica (ya aprobado el 5 de enero) y de agua potable; la reforma tributaria que incluye la reducción de exoneraciones y exenciones en el pago del Impuesto del Valor Agregado (IVA) y en el pago del Impuesto sobre la Renta (IR) de las empresas, entiéndase principalmente cooperativas, y la regulación estatal en la formación de los precios de transferencia; la reforma del sistema de pensiones de seguridad social; la evaluación de los puestos de trabajo permanentes y temporales del Gobierno Central; la mayor especificación del uso de la asistencia financiera de Venezuela; el monitoreo permanente del Banco Central de Nicaragua (BCN) sobre los depósitos de ALBANISA en dos bancos comerciales privados (BANPRO y LAFISE BANCENTRO) para evitar una nueva ronda de deterioro de la cartera de préstamos; el funcionamiento de la Comisión Nacional de Microfinanzas (CONAMI), que supervisará a la industria de las microfinancieras; las posibles exigencias de capital, de cara a la crisis internacional y de acuerdo con los resultados de las pruebas de estrés financiero realizadas por el FMI y el BCN en diciembre del año pasado, en el caso que las autoridades gubernamentales consideren que la inversión bancaria en la adquisición de títulos valores está expuesta a riesgos, como lo hemos visto en la actual crisis de la Eurozona; y en materia de economía política, la legalización de los Consejos de Poder Ciudadano, que incidirá en la conducción de la política económica y social del gobierno.

En conclusión, un año con menores expectativas y más complejidades económicas espera al presidente Daniel Ortega, que iniciará su cuarto período gubernamental el 10 de enero de 2012.

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 971 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: