Reflexiones sobre el mercado laboral de Nicaragua en 2011

30 04 2011

La población total de Nicaragua estimada para este año, de acuerdo con la proyección de datos del censo nacional de 2005, es de 5 millones 889 mil habitantes y muestra una tasa de crecimiento anual de 1.26%. Por su parte, la población económicamente activa que estimo para este año es de 2 millones 432 mil personas y representan el 41.3% de la población total del país.

Con un crecimiento económico insuficiente de 3.6% en 2011, diría anémico porque nuestro país contribuyó con el 4.4% en la formación del Producto Interno Bruto (PIB) del istmo centroamericano en 2010, la tasa de subutilización global de la fuerza laboral de 27% de la población económicamente activa de nuestro país, o tasa de presión general en el mercado laboral, se mantendrá invariable con respecto a la observada en 2010.

En otras palabras, 657 mil personas no generarán ingresos en 2011, unos porque están desempleados abiertamente, en gran parte cesantes y en menor parte aspirantes que no tienen acceso a ningún puesto de trabajo, y otros que están subempleados, en su mayoría tienen que trabajar involuntariamente más horas que la jornada legal de 8 horas diarias porque perciben menores ingresos que el salario mínimo legal, y en su minoría porque laboran involuntariamente menos tiempo de la jornada legal de 8 horas diarias y están dispuestos a trabajar.

De acuerdo con mis investigaciones empíricas sobre el mercado laboral, concluyo que para disminuir en 1 punto porcentual la tasa de desempleo abierto de 14% de la PEA de nuestro país, el PIB Real tendría que crecer 6% anual. El nivel de la productividad de la economía esperada en este año, o sea el PIB Real por persona ocupada plena, es bajo e igual a 20,982 córdobas de 1994, equivalentes a 3,122 dólares de ese mismo año. Además, cabe recordar que el desempleo abierto no se reduce en nuestro país porque la tasa de crecimiento promedio anual del PIB Real durante el período 1994-2010 es apenas de 3.5% y en cada año de este quinquenio ingresan alrededor de 80 mil jóvenes al mercado laboral buscando por primera vez un puesto de trabajo.

Mi pronóstico para 2011 del mercado laboral de nuestro país es que de un total de 2 millones 432 mil personas económicamente activas 1 millón 775 mil personas serán ocupados plenos, o sea que estarán laborando 8 horas diarias o 40 horas semanalmente o se encontrarán satisfechas con sus ingresos si laboran menos de las 8 horas diarias establecidas por la ley. Sin embargo, del total de estos trabajadores ocupados plenos, sólo 568 mil personas cotizarán la seguridad social.

Por lo tanto, el empleo formal participará con el 23.4% en el mercado laboral, de tal manera que casi 8 de cada 10 ocupados están sin cobertura de los servicios de protección de la salud y de las pensiones. Los trabajadores por cuenta propia y los trabajadores familiares y no familiares sin pago, que representan aproximadamente el 47% del total de ocupados en el país, son los que muestran el mayor nivel de exclusión de los servicios de seguridad social.

Por otro lado, el 40% de la PEA, 973 mil personas, transitará en el subempleo y corresponderá a 310 mil personas desempleadas equivalentes; además, otras 348 mil personas serán desempleados abiertos. En otras palabras, 1 millón 321 mil nicaragüenses tienen problemas de empleo y 658 mil nicaragüenses no generarán ingresos en este año, lo cual ayuda a explicar el cuestionado comportamiento de la demanda interna. Y entre los desempleados en 2011, se observará un aumento de 21 mil personas, lo cual se explica con el aumento anual de 3.2% de la población económicamente activa y con el escaso crecimiento de la producción de bienes y servicios en nuestro mercado local.

El perfil del desempleado nicaragüense es el siguiente: edad, de 15 a 24 años de edad; parentesco, hijo(a); nivel de educación, secundaria; estado conyugal: unido(a)/juntado(a)/casado(a); y categoría ocupacional: empleado/obrero. En orden de importancia, las actividades económicas que concentran más trabajadores desocupados son las de construcción, agropecuario, industria manufacturera, comercio al por mayor y al por menor, y hogares privados con servicios domésticos.

Finalmente, el salario promedio nacional mantendrá una cobertura del 70% sobre el costo de la canasta de 53 productos básicos a finales de este año. En términos acumulados anuales, o sea de diciembre de 2010 a diciembre de 2011, dicho salario tiende a incrementarse 11%, lo cual aunado a una tasa de inflación acumulada anual de 9.7% implicará una mejora muy leve, apenas de 0.9% en el poder adquisitivo de los trabajadores pero contrario a su deterioro de 5.3% observado en 2010.

A partir del 15 de febrero recientemente pasado, el salario mínimo legal fue ajustado en 13% (7% en febrero y 6% en agosto próximo), de tal manera que en diciembre de este año su monto promedio simple mensual será C$3,368, equivalentes a US$147, y se mantiene la igualdad entre el costo de una canasta de consumo básico y el monto de tres salarios mínimos legales.

Aproximadamente el 20% de la población total del país o el 48% de la población económicamente activa, este último porcentaje conocido como el índice de carga económica, no está inmerso en el mercado laboral, como son las amas de casa, los estudiantes, las personas que no trabajan y no buscan empleo, los jubilados, los pensionados, los rentistas y los retirados, que son conocidos como población económicamente activa. Por otro lado, 18 personas dependen de cada 10 personas ocupadas, o sea de cada 10 personas ocupadas plenas y subempleadas; esto es lo que se conoce como tasa de dependencia en el mercado laboral.

Finalmente, entre las sugerencias tendientes a reducir la informalidad y los problemas estructurales de nuestro mercado laboral, podría proponer la formulación de políticas de empleo entre el gobierno, los sindicatos y los gremios de productores; la promoción de la educación técnica media y superior para elevar la productividad laboral; el apoyo gubernamental para el desarrollo de las micros y pequeñas empresas; el fortalecimiento del Banco de Fomento “Produzcamos”, con el fin de transferir crédito y tecnología a un bajo costo a los productores que no son sujetos de crédito en el sistema bancario convencional; la legislación para la igualdad salarial de hombres y mujeres en el mismo puesto de trabajo; y continuar la reducción de los trámites burocráticos para la creación de empresas.

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 970 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: