La economía de Nicaragua en 2010

14 12 2010

El resultado económico de Nicaragua en 2010 fue mejor que el de 2009, aunque con éxitos y dificultades, pero con la aprobación de las revisiones cuarta y quinta y la extensión de un año más del Programa “Servicio de Crédito Ampliado (SCR) suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A pesar de los constantes enfrentamientos políticos entre Poderes del Estado, de las legislaciones y reglamentos financieros que alteraron el entorno del sistema financiero y de la decisión de los grupos financieros de reducir por tercer año consecutivo el crédito al sector privado, el volumen de producción anual de bienes y servicios creció 3.8%, la tasa de inflación ronda el nivel de 8.8%, la tasa de devaluación anual se mantuvo en 5% en los últimos siete años, y la tasa de desempleo abierto se aproxima al 15%.

El crecimiento económico de 2010 se cultivó en 2009, al observarse importantes aumentos en la producción de café, azúcar, maní, ajonjolí, carne de ganado vacuno y productos lácteos, oro y al menos la mitad de las 5 mil viviendas de interés social. Por el lado de la demanda de bienes y servicios, las exportaciones impulsaron el crecimiento, con un aumento de 15% del volumen total exportado, el consumo de las familias creció 2% gracias al ajuste acumulado anual de 11% del salario promedio nacional y del bono salarial que recibieron aproximadamente 150 mil empleados del sector público, la inversión fija (construcción y maquinaria y equipo) creció muy levemente en 1%, y el volumen de las importaciones se elevó casi 7%.  

El tamaño del mercado de Nicaragua continúa siendo el más pequeño del istmo centroamericano, lo cual puede ejemplificarse con su Producto Interno Bruto (PIB) Nominal de US$6,490 millones, equivalente a 4.5% al PIB del istmo centroamericano, y con su población total de 5 millones 816 mil habitantes. Por consiguiente, el ingreso promedio anual de cada nicaragüense es de US$1,118 en 2010.

Con exportaciones e importaciones domésticas de US$1,800 millones y US$3,880 millones respectivamente, el déficit comercial de US$2,080 millones fue financiado principalmente, en orden de importancia, con remesas familiares de US$816 millones, cooperación oficial de US$460 millones e inversión extranjera directa de US$440 millones. Cabe destacar que en este año el Grupo de Apoyo Presupuestario no donó divisas líquidas de libre disponibilidad y el Banco Mundial no prestó ese mismo tipo de divisas al presupuesto nacional, por lo cual el país vio reducido el flujo anual de ayuda oficial en un monto cercano a US$80 millones.

Aunque el mundo nos ha condonado deuda externa por US$14,322 millones en el período 1990-2010, Nicaragua continúa endeudándose con organismos multilaterales para pagar intereses y amortizaciones de la deuda externa por US$100 millones, que se concentran principalmente en los organismos multilaterales e igualan el 5% del valor de las exportaciones. Por su parte, el saldo “contable” de la deuda externa de US$3,720 millones es igual a 57% del PIB, lo cual demuestra que Nicaragua es todavía un país muy endeudado en términos de producción, y ese saldo es “contable” porque incluye un monto de US$1,594 millones (el 40% se adeuda a Costa Rica) pendientes de reestructuración con 8 países que no son miembros del Club de París, en el marco de la Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudados (HIPC).

Las finanzas públicas pasaron la prueba ante el FMI porque el presupuesto de 2010 fue igual al de la crisis de 2009, gravedad que se acentuó con la subejecución de inversión pública provocada por las intensas y continuas lluvias en el trimestre agosto-octubre, pero que fue aliviada por la alza de la presión tributaria de 0.5 puntos porcentuales del PIB hasta 18.2% del PIB como producto de la implementación de la reforma tributaria vigente a partir del 1 de enero de este año. El déficit fiscal antes y después del registro de las donaciones externas, en porcentajes del PIB, fue igual a 3.8% y 1.1% respectivamente, pero persiste el problema estructural que sólo se invierte el 23% del total del gasto público e inhibe la aceleración del crecimiento económico y la reducción progresiva de la pobreza.

Otro problema fiscal que se percibe rápidamente en el manejo de las finanzas públicas es el aumento acelerado de la deuda gubernamental interna, que ha venido a sustituir la cooperación suspendida del Grupo de Apoyo Presupuestario. La Asamblea Nacional aprobó un emisión de Bonos de la República de US$130 millones en este año, lo cual ha contribuido a que la deuda interna del gobierno de Nicaragua se eleve hasta 16% del PIB, a lo cual hay que añadir 4% del PIB en concepto de deuda interna emitida por el Banco Central de Nicaragua (BCN). Cabe destacar que en el presupuesto nacional la  carga del pago de la deuda interna equivale a tres veces la carga ya reducida del pago de la deuda externa y se paga con nuestros impuestos.

En el mercado monetario y financiero también se observan avances y retrocesos. El éxito más relevante es el aumento de US$78 millones hasta US$1,650 millones del saldo de las reservas internacionales brutas del BCN, igual a 2.75 veces la base monetaria mientras la condicionalidad establecida con el FMI es 2.2 veces, lo cual se explica con el ingreso de US$83 de divisas líquidas para apoyo presupuestario y de balanza de pagos debido al cumplimiento de la prueba macroeconómica y de ajuste estructural ante el FMI, y por la compra neta de divisas del BCN por US$127 millones. Cabe recordar que esas reservas incluyen el fondo contingente del FMI de US$164.4 millones por mandato del Grupo de los 20 (G-20), que es equivalente a 0.26 veces el valor de la base monetaria.

El problema existente en este mercado es la excesiva liquidez en el sistema bancario nacional, debido a la inexistencia de una sólida política financiera del BCN, que entre sus objetivos no incorpora la contribución de la política monetaria para alcanzar el pleno empleo (eso se le deja al mercado?!). Aunque la economía mundial ha vuelto a crecer, y también la economía nicaragüense, el sistema bancario continúa sacrificando rentabilidad por la tenencia de liquidez, que se refleja con los hechos que en septiembre de este año las tasas de encaje efectivas sobre los depósitos en córdobas y en dólares eran de 25.7% y 19.1%, mientras que la tasa de encaje legal vigente es de 16.25%.

Al final de diciembre de este año, la liquidez primaria en córdobas reflejará un aumento de 15%, mientras que los depósitos en dólares arriban a US$2,400 millones. Por otro lado, por tercer año consecutivo disminuyó el saldo del crédito del Sistema Financiero Nacional al sector privado, al pasar de 35.4% del PIB en 2009 a 30.5% del PIB en 2010, mientras se observan un descenso de 3 puntos porcentuales hasta 11.5% de la tasa la tasa de interés activa de corto plazo y la caída 1 punto porcentual hasta 2.5% de la tasa pasiva a un mes plazo, ambas asociadas con el córdoba con mantenimiento de valor.

En el año que termina se aprobaron la Reforma a la Ley Antifraude Energética, la nueva Ley del BCN, la nueva Ley de Contrataciones Administrativas del Sector Público y la Ley del Presupuesto General de la República 2011; además, se publicaron las opciones de la reforma del sistema de pensiones de la seguridad social, se inició la publicación del monitoreo mensual de ejecución del programa de inversión pública.

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.006 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: