La sobrevaluación del córdoba

16 04 2010

En Nicaragua, el crecimiento económico es anémico al registrarse una tasa de aumento de 3.4% promedio anual del Producto Interno Bruto (PIB) Real en el período 1994-2009. Las reservas internacionales aumentan con un mayor endeudamiento público externo e interno. Las tasas de interés del sistema financiero nacional son elevadas y no competitivas en el mercado centroamericano. El valor de las importaciones de bienes FOB es igual a 2.5 veces el valor de las exportaciones de bienes FOB en 2009. El importante flujo recursos externos iguala el 26% del PIB. Por lo tanto, existe un desalineamiento del tipo de cambio real observado o de corto plazo  con respecto al tipo de cambio real de equilibrio o de largo plazo.

El tipo de cambio nominal es la relación directa entre el córdoba y el dólar estadounidense, y sirve para analizar la deuda externa del país.

El tipo de cambio real observado es el precio relativo de los bienes transables o exportables expresados en término de bienes no transables en la economía, y es un buen indicador del grado de competitividad de las empresas de un país en el mercado internacional, por lo cual es muy importante para analizar el saldo del balance comercial de la balanza de pagos.

Con el tipo de cambio real de equilibrio se obtiene en la economía un equilibrio interno y externo sostenible en el largo plazo, el cual se alcanza cuando el mercado de bienes no transables está en equilibrio, el saldo de la cuenta corriente de la balanza de pagos y la variación de las reservas internacionales netas son iguales a cero, la política fiscal es estable y hay equilibrio en el  mercado de capitales y de trabajo.

Un incremento del tipo de cambio real significa una depreciación del tipo de cambio real, o sea una mejoría de la competitividad de las empresas en el mercado internacional.

Una caída del valor del tipo de cambio real significa una apreciación del tipo de cambio real, o sea una pérdida de competitividad de las empresas en el mercado internacional al incrementarse los costos de producción interna de los bienes exportables.  La brecha mide la sobrevaluación de la moneda local, que produce efectos negativos sobre la inversión y el crecimiento económico.

La sobrevaluación del tipo de cambio real indica que el tipo de cambio real observado está por debajo del tipo de cambio real de equilibrio. En esta situación, el precio de los bienes exportables o  transables expresado en términos de bienes no transables es menor que lo necesario para obtener el equilibrio y, por lo tanto, los agentes económicos tienen un mayor incentivo para producir bienes no transables que bienes exportables o importables. En consecuencia, las exportaciones disminuyen, las importaciones aumentan, se profundiza el déficit en la balanza comercial, se desincentiva la inversión extranjera y se produce una fuga de capitales.

La subvaluación del tipo de cambio real tiene efectos contrarios: el tipo de cambio real observado está por encima del tipo de cambio real de equilibrio. Así, las exportaciones aumentan, las importaciones disminuyen, se reduce el déficit en la balanza comercial, se incentiva la inversión extranjera y se produce una entrada de capitales.

En Nicaragua, las variables calificadas como “fundamento”, calificativo que podría entenderse como “determinantes”, del tipo de cambio real de equilibrio o de largo plazo son, en orden de importancia, la relación de precios de intercambio, el flujo de recursos externos netos y el progreso tecnológico.

El tipo de cambio real es la relación entre los precios de los bienes transables o exportables y los precios de los bienes no exportables, que debido al efecto de otras variables, tanto internas como externas, representa el equilibrio simultáneo entre el mercado interno y el mercado mundial.

El índice de la relación de precios de intercambio es el cociente del índice de precios de las exportaciones entre el índice de precios de las importaciones. Por ejemplo, si sube el precio internacional del café se mejora el índice de la relación de precios de intercambio; si sube el precio internacional del petróleo, se deteriora el índice de precios de intercambio. Por supuesto que el deterioro (mejora) de la relación de precios de intercambio amplía (reduce) el déficit comercial y el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos, y el córdoba se sobrevalúa.

El flujo de recursos externos netos incluye los montos de las remesas familiares, la cooperación internacional (donaciones y préstamos netos del pago efectivo de amortizaciones de la deuda externa) y el movimiento de capital privado neto, que entre sus principales componentes se distingue la inversión extranjera directa. El mayor déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos siempre está acompañado de una mayor necesidad de financiamiento externo, y el córdoba se sobrevalúa más.

Debido a la indisponibilidad de datos para estimar el progreso tecnológico, esta variable se sustituyó con la tasa de crecimiento del PIB Real. Con un lento progreso tecnológico, el crecimiento económico es anémico y la tasa de inversión fija, o sea el gasto en construcción y maquinaria y equipo como un porcentaje del PIB, es baja y, por lo tanto, se observaría una levísima disminución de la sobrevaluación del córdoba.

Por otro lado, el tipo de cambio real observado o de corto plazo se vería afectado por una política macroeconómica inconsistente, la cual podría ejemplificarse con una política fiscal expansiva que conduzca a un creciente déficit fiscal, ya sea financiado con emisión de dinero o con ayuda internacional, o con una política  monetaria expansiva provocada por un creciente déficit cuasi fiscal asociado con el pago de intereses de la deuda interna emitida por la banca central. Otro ejemplo es si el crédito interno aumenta a una tasa mayor que la demanda de dinero se daría un exceso de demanda de bienes y activos financieros, lo cual provocaría una disminución de las reservas internacionales y aumento de los precios de los bienes no exportables.

Por lo tanto, las variables que afectan al tipo de cambio observado de corto plazo son las razones macroeconómicas del déficit fiscal con respecto al PIB; la base monetaria, o sea la suma del saldo de la emisión de dinero y el saldo de encaje sobre los depósitos en córdobas que las instituciones financieras, por ley, depositan en la banca central; la tasa de devaluación nominal del córdoba, que es el aumento del precio de la moneda extranjera en nuestro régimen cambiario reptante, de tal forma que los extranjeros pagan menos por el córdoba devaluado y los nicaragüenses pagan más por la monedas extranjeras; y la primera diferencia de la brecha entre el tipo de cambio oficial y el tipo de cambio de venta del dólar en el mercado financiero, la cual refleja los cambios en los costos de intermediación del mercado cambiario, los desequilibrios entre la oferta y la demanda de divisas del mercado financiero, los efectos de cualquier control de cambios y las expectativas de devaluación que tengan los agentes económicos.

En Nicaragua, la política monetaria ha sido más efectiva que la política fiscal para reducir la sobrevaluación del tipo de cambio real observado, porque la tendencia creciente de la base monetaria es muy leve, más aún a partir en el período de estabilización macroeconómica, que se inició en mayo de 1991.

La política fiscal, que ha sido en gran forma contractiva desde 1991, siempre ha estado acompañada de un alto déficit fiscal que ha sido financiado exclusivamente con recursos externos sin generar inflación en el mercado local, pero la afluencia de la cooperación externa destinada al presupuesto nacional  ha sobrevaluado al córdoba.

La política cambiaria ha sido la menos efectiva para reducir la sobrevaluación del tipo de cambio real de equilibrio, tanto por las inconsistencias entre la política fiscal y monetaria como por la presencia de mecanismos de indexación de precios en córdobas con respecto al tipo de cambio oficial nominal.

Mis estimaciones indican que la sobrevaluación del córdoba alcanzó un máximo de 65.9% en 1987 y se ha reducido hasta 19.1% en 2009, gracias a las políticas de estabilización macroeconómica y de algunas reformas estructurales apropiadas de la economía nacional que se emprendieron a partir de 1989.

En 2009, la sobrevaluación del tipo de cambio real se redujo en 4.4 puntos porcentuales en relación con su nivel observado en 2008, debido principalmente al desplome de los precios de importación que mejoró el índice de la relación de precios de intercambio, lo cual redujo notablemente el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos y disminuyó la necesidad del financiamiento externo.

Sin embargo, tal como señalé anteriormente, la persistencia de un elevado porcentaje de sobrevaluación del córdoba desestimula el esfuerzo exportador, hace más rentables a las importaciones, profundiza e impide corregir el déficit en la balanza comercial, desincentiva la inversión extranjera y produce una fuga de capitales. En resumen, no facilita un crecimiento económico vigoroso y sostenible en el mediano y largo plazo.

No es aconsejable devaluar el córdoba para reducir su sobrevaluación del córdoba, porque una devaluación nominal no se transmite en una devaluación real, o sea no logra mejorar el tipo de cambio real observado o de corto plazo, debido a la existencia de una gran cantidad de mecanismos de indexación de precios en córdobas con respecto al tipo de cambio de córdobas por un dólar. Eso hace que nuestra política cambiaria reptante o deslizante sea ineficiente, porque la devaluación nominal está relacionada con una apreciación del córdoba.

Para reducir la sobrevaluación del córdoba es aconsejable avanzar con una mejor disciplina fiscal en el saneamiento de las finanzas públicas, continuar con una responsable emisión de dinero, y concluir las reformas estructurales de la economía nacional que faciliten elevar la competitividad empresarial.

Una vez concluidas las tareas arriba señaladas, si aún existiese algún rezago del tipo de cambio real con respecto al nivel de equilibrio, tendría que realizarse una devaluación nominal que se traduzca en una devaluación real efectiva, lo cual implicaría desmantelar todos los mecanismos de indexación de precios internos con respecto al tipo de cambio del córdoba, partiendo con la eliminación de la cláusula de mantenimiento de valor.

About these ads

Acciones

Information

2 responses

7 01 2013
Jaime Pastora

Hasta cuándo se detendrá la devaluación del córdoba? Ya no se aguanta esta babosada! El gobierno vive anunciando incrementos aquí, incrementos allá, según ellos los nicaragüenses estamos de averga. A este paso estaremos como en los años ochenta, con los bolsillos llenos de millones.

8 01 2013
nestoravendao

Estimado Sr. Jaime Pastora: Hasta cuando el gobierno adopte una banda cambiaria, preámbulo del régimen de tipo de cambio libre. Pero creo que los servidores públicos no saben nada sobre el tipo de cambio real de equilibrio -por eso se pliegan a las afirmaciones del FMI-, mucho menos cuáles son las tareas que ordenada y progresivamente y tendrían que realizarse para que el tipo de cambio real de corto plazo reduzca su brecha con respecto al tipo de cambio real de equilibrio o de largo plazo. Esta es una de las razones fundamentales por las que invito a un debate al representante residente del FMI en Nicaragua Saludos, Néstor Avendaño

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 916 seguidores

%d personas les gusta esto: