La política cambiaria de Nicaragua en 2010

21 03 2010

Mantener una estricta supervisión de la política cambiaria para garantizar el cumplimiento de las metas de la balanza de pagos, decía el primer programa “Servicio Reforzado de Ajuste Estructural 1994-1997″ (ESAF por sus siglas en inglés, “Enhanced Structural Adjustment Facility”).

Mejorar la eficiencia económica general, garantizar la unificación de los mercados cambiarios y mantener una política cambiaria consistente con los objetivos macroeconómicos, indicaba el segundo programa ESAF para el trienio 1998-2000.

La politica cambiaria mantiene el deslizamiento  del tipo de cambio oficial que se estableció desde 1993, el cual ha sido efectivo para anclar las expectativas inflacionarias, y el gobierno realiza estudios de sistemas cambiarios para determinar la conveniencia de adoptar en el futuro un régimen alternativo para la economía nicaragüense, señalan los últimos  dos programas trienales suscritos con el FMI, el “Servicio para el Crecimiento y la Lucha Contra la Pobreza 2002-2005″ y el “Servicio para el Crecimiento y la Lucha Contra la Pobreza 2007-2010″ (PRGF por sus siglas en ingles, “Poverty Reduction and Growth Facility”). 

El tipo de cambio deslizante, o tipo de cambio fijo con un deslizamiento pre-anunciado, es una política cambiaria de corto plazo, pero en Nicaragua persiste en el largo plazo. Sus objetivos son fijar el tipo de cambio real (o en precios constantes) y minimizar el diferencial entre la tasa de inflación local y la tasa de inflación internacional, pero no promueve el esfuerzo exportador doméstico del país.

El tipo de cambio deslizante surgió en Nicaragua el 10 de enero de 1993, fecha política de aniversario de la llegada de un presidente al poder, con una tasa anual de 5%. Diez meses después, el 10 de noviembre de 1993, la tasa anual de deslizamiento se elevó a 12%.

Luego, en 1999, en otra fecha política como es el 11 de julio, un día de celebración del Partido Liberal, la tasa anual de deslizamiento se redujo a 9% y cuatro meses después, el 1 de noviembre de 1999, la disminuyeron a 6% anual.

Cinco años después, el 1 de enero de 2004, la tasa anual se redujo a 5%, y se mantiene a la fecha actual y supuestamente hasta 2012, según el segundo Programa “PRGF 2007-2010” suscrito entre las actuales autoridades gubernamentales y el FMI en en octubre de 2007.

Antes que surgiera el régimen de tipo de cambio deslizante, en Nicaragua sólo habíamos conocido el régimen de tipo de cambio fijo. Fue a partir de enero de 1996 que el Banco Central comenzó a realizar dos ajustes para establecer un régimen de tipo de cambio flotante, tales como la unificación de los mercados cambiarios oficial y financiero para garantizar una plena libertad en las operaciones con divisas, y el funcionamiento de una mesa de cambios en el Banco Central para ayudar a la administración de la nueva política cambiaria.

También se ha observado una mayor intermediación de la banca comercial, ya que a finales de 2009 el saldo total de los depósitos era igual al 46% del PIB, el 22% de los medios de pago correspondía a córdobas sin mantenimiento de valor, el 73% de los depósitos se realizaba en  dólares y el 87% de los préstamos se entregaba en dólares.

Los técnicos del FMI han manifestado a los últimos dos gobiernos de Nicaragua que el tipo de cambio deslizante no es flexible para enfrentar schocks imprevistos, como el alza del precio del petróleo, y que es muy vulnerable en una economía pequeña, muy abierta y muy dolarizada extraoficialmente, como es la de Nicaragua.

Sin embargo, desde mediados del año de 1999, las misiones técnicas del policía financiero internacional han insistido en la reducción de la tasa de deslizamiento anual del tipo de cambio, con los propósitos de ayudar a reducir la tasa de inflación e introducir una banda cambiaria que facilitaría el primer paso hacia un sistema más flexible de determinación de mercado del tipo de cambio, lo cual puede constatarse en el Memorandum de Políticas Financieras y Económicas del 19 de agosto de 1999.

Desde inicios del año de 2000 hasta ahora, no ha sido posible la introducción de dicha banda cambiaria por el insuficiente ajuste fiscal, que se explica por un déficit tradicional muy cercano al 5% del PIB, y las continuas pérdidas del Banco Central influenciadas en gran parte por el pago de intereses de su emisión de títulos valores en córdobas con mantenimiento de valor, que en 2009 fueron levemente superior al 1% del PIB.

Esas dos restricciones financieras no han faciltado realizar dos ajustes necesarios previos: (i) disminuir el ritmo de crecimiento de la base monetaria, o sea reducir los déficit fiscal y cuasi-fiscal; y (ii) aumentar el ritmo de crecimiento de las reservas internacionales netas oficiales, lo cual demanda eliminar la fuente de vulnerabilidad de la deuda de corto plazo emitida por la autoridad monetaria, o sea reducir las masivas colocaciones de Títulos Especiales de Inversión y las subastas semanales de Letras Estandarizadas del Banco Central. El punto de equilibrio entre ambos ajustes contribuiría a determinar el «punto de partida» del tipo de cambio flotante.

En Nicaragua, único país del mundo que tiene una cláusula de mantenimiento de valor que impide aplicar una política de tipo de cambio real que fomente el crecimiento del volumen de las exportaciones, la política cambiaria no ha sido de interés fundamental para el FMI porque en los últimos cinco años existe una sobrevaluación del córdoba de dos dígitos y un défict comercial cercano al 30% del PIB.

Así pues, la política cambiaria en 2010 es algo más de lo que hemos observado desde 1993, porque el tipo de cambio real no reduce el déficit comercial de la balanza de pagos ni facilita enfrentar los shocks provenientes del exterior.

Nicaragua tendrá que resolver en cierto momento el dilema de recordobizar o dolarizar oficialmente su economía, y cualquiera de ambas alternativas que se adopte demandará el desmantelamiento de los mecanismos de indexación de precios con respecto al valor del dólar, con el propósito de corregir la sobrevaluación del córdoba o la subvaluación del dólar en el mercado local.

About these ads

Acciones

Information

3 responses

21 03 2010
Miguel de Arriba

A mi me parece que en un país de las características de Nicaragua dejar la paridad del córdoba con el dólar al cambio “real” (¿quién calculará el cambio real, tal vez el infalible mercado?) es condenar a la mayoría de los nicaragüenses a la pobreza perpetua y beneficiar únicamente a los exportadores al hacerlos más competitivos (lamentablemente esa competitividad no vendría por el mejoramiento de su capacidad técnica, que es la que vale, sino que por la puerta trasera de un resorte financiero).

Ya que los precios están mayoritariamente indexados al dolar (no así los salarios) opino que lo mejor sería plantearse la dolarización de la economía y sufrir el ajuste de una vez para a partir de ese momento que los asalariados ya no tengan que preocuparse, por lo menos, de la inflación que produce el cambio de moneda.

22 03 2010
nestoravendao

Estimado Profesor Miguel de Arriba: Una política cambiaria proexportadora favorecería a una gran cantidad de pequeñas y medianas empresas que comienzan a exportar, principalmente al mercado centroamericano. La correción cambiaria no la definiría el “infalible” mercado, sino que se tendría que determinar tomando en cuenta las afectaciones al tipo de cambio real de equiibrio de largo plazo provocadas por el deterioro de la relación de precios de intercambio, las remesas familiares, los flujos de cooperación externa, los flujos de capital privado neto y el progreso tecnológico, así como las afectaciones del tipo de cambio real observado de corto plazo resultantes de la administración de la política fiscal (razón déficit fiscal/PIB), de la política monetaria (razón base monetaria/PIB) y de la política cambiaria (la brecha cambiaria entre el mercado oficial y el mercado financiero, y la tasa de devaluación nominal). Se necesita un debate académico no sólo acerca de la sobrevaluación del córdoba (o la subvaluación del dólar estadounidense), sino también los problemas estructurales que impiden la reducción de ese desequilibrio, entre otros la baja producitividad de la economía, la precaria transferencia de tecnología, la insuficiente educación técnica, las normas prudenciales del sistema financiero nacional, la paulatina reducción de los altos costos de generación de electricidad, y la inversión pública en infraestructura económica.

22 03 2010
Miguel de Arriba

Estimado Profesor Avendaño,
Lo del “infalible mercado” lo dije por lo que se acostumbra últimamente en cuanto a referirse al mercado (sin tener la mínima idea de como está “funcionando”) para justificar un sin fin de tropelías. Yo se que me ha entendido enseguida.
Estoy totalmente de acuerdo con Usted en cómo habría que hacer el cálculo, pero ¿quién le pondrá el cascabel al gato?; eso es lo que me gustaría saber con respecto a Nicaragua.
Me parece estupendo ayudar a todo el mundo y en este caso a pequeños exportadores; sin embargo, hoy por hoy los que se beneficiarían en el país de algo semejante todos sabemos quienes serían por una parte y por la otra siempre está la cuestión de los salarios … ¡que nunca se indexan al dólar!, ¿qué pasaría con los asalariados si hoy ya hay muchos que no alcanzan la canasta básica?.
Ya me imagino, por ejemplo, a las maquilas frotándose las manos viendo como se reduce su costo laboral merced a la devaluación, mientras siguen cobrando en dólares.
Estoy totalmente de acuerdo en que haría falta un esfuerzo académico, como el que Usted hace en pro de su país, para intentar hallar soluciones realistas a los problemas económicos; pero por una parte no veo la disposición (puedo estar equivocado y sí existe aunque no me de cuenta) y por la otra habría que ver la disposición del Estado a acoger las recomendaciones que pudiese recibir de la academia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 972 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: