Temor y complacencia

23 04 2014

Presentación1

La misión técnica del Fondo Monetario Internacional suspendió su visita programada a Nicaragua por el temor a los 2 terremotos y más de 450 sismos que se han sentido desde el 10 de abril recién pasado en nuestro país. La tardanza en la llegada del asesor de confianza gubernamental no tendrá un efecto negativo sobre la excelencia del gobierno de Nicaragua en la tarea del cumplimiento de las metas macroeconómicas y de lo que ahora el FMI llama “ajustes estructurales” -en el pasado se conocieron como reformas del decálogo ampliado o 20 mandamientos del Consenso de Washington-, tales como elevar la productividad y la competitividad, reducir los desequilibrios fiscales, incentivar la demanda interna y una mayor supervisión del sector financiero.

El objetivo de la misión técnica del FMI es evaluar los resultados macroeconómicos de 2013, al disponerse ya de la mayor parte de los datos oficiales recién publicados por el Banco Central de Nicaragua (BCN) –faltan los datos del mercado laboral-, y comentar los desafíos económicos que se enfrentarán en este año. En uno de mis artículos anteriores había señalado, con base en mis datos, que el gobierno pasaría el examen, pero ahora que ya conocemos los datos oficiales haré un rápido recuento de las respuestas a las preguntas que plantea siempre el FMI.

Entre los resultados excelentes para el FMI, se distinguen un nivel de reservas internacionales netas del BCN de US$1,993 millones equivalentes a 2.47 veces el saldo de la base monetaria y a 4.25 meses de importación de bienes CIF, lo que supera las metas de la condicionalidad macroeconómica del policía financiero internacional; el esfuerzo fiscal del gobierno para proteger las reservas internacionales, demostrado con el aumento de US$43 millones en el saldo de las reservas internacionales netas “ajustadas” (RINAS), que no incluyen los montos adeudados al FMI ni los montos de encaje sobre los depósitos en dólares y del Fondo de Garantía de los Depósitos, gracias al desembolso del préstamo del BID de US$45 millones del BID para proyectos sociales en la última semana de diciembre del año pasado; el déficit fiscal del gobierno central igual a 0.9% y el déficit fiscal del sector público “consolidado” de 0.8% del PIB, que incluye las pérdidas del BCN provocadas por sus pagos de intereses y mantenimiento de valor de los títulos que emite; y la tasa de inflación anual de los precios al consumidor fue 5.7%, como resultado de una contracción monetaria, entiéndase nueva deuda pública interna, de C$1,868 millones realizada por el BCN con la colocación neta de Letras, que son subastadas semanalmente, y de Títulos Especiales de Inversión.

Entre los resultados buenos se puede apreciar el crecimiento económico de 4.6% en un segundo año consecutivo de desaceleración económica mundial; el modesto crecimiento de 5.8% del flujo bruto de inversión directa, que totalizó US$1,358 millones; y la disminución de un 1 punto porcentual del PIB en la recaudación de impuestos del Gobierno Central hasta 14.7% del PIB, debido al cambio del año fiscal, la menor tasa de inflación, el menor valor de las importaciones de bienes CIF y la exoneración del pago del impuesto selectivo de consumo a un mayor número de bienes.

Entre los resultados malos, que dicho sea de paso son estructurales y no se pueden resolver en el corto plazo, se pueden apreciar la persistencia de un déficit comercial de 20.7% del Producto Interno Bruto (PIB), no obstante el FMI jura y perjura que el córdoba no está muy sobrevaluado; y la persistencia de una elevada tasa de desocupación global que dejó, al menos, a 771 mil personas económicamente activas sin la posibilidad de generar ingresos en 2013;

Lo criticable del examen económico del gobierno es que el aumento de US$106 millones de las reservas internacionales brutas del BCN fue debido principalmente al el excedente de US$153 millones en el encaje en dólares que los banqueros llevan al BCN; y el déficit fiscal de 2013, equivalente a US$101 millones, fue posible al registro avalado por el FMI del crédito petrolero venezolano de US$559 millones como una deuda privada externa, evitando así la presencia de un déficit fiscal de 5.9% del PIB.

Entre los ahora llamados ajustes estructurales fondomonetaristas, el gobierno cumplió con el salvataje del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), pero hizo caso omiso de las exigencias del FMI para elevar en 5 años la edad de jubilación y duplicar el número de cotizaciones de los trabajadores, ya que se concentró exclusivamente en medidas de índole administrativa, es decir, aumentar ingresos y reducir gastos del INSS. Nunca estuve de acuerdo con la segunda exigencia del FMI, pero era conveniente elevar la edad de jubilación para las personas que ingresaran por primera vez al mercado laboral. Los servidores públicos también omitieron el inicio de las reformas del mercado laboral en búsqueda de una mayor productividad y formalidad de nuestra economía. Sin embargo, la misión técnica del FMI señaló en una visita anterior que aceptarían la reforma del fondo de pensiones de seguridad social aprobada por el gobierno, lo cual no bajaría la nota del examen económico.

En lo que no estoy de acuerdo es con lo afirmado por el representante residente del FMI en Nicaragua, Juan Fernando Zalduendo, de que “la visita del FMI” a nuestro país “es más informal de alguna manera”. ¿Acaso no es formal el resultado de la gestión macroeconómica del Gobierno de Nicaragua en 2013? ¿Acaso la asesoría de confianza del FMI es irrelevante para el Gobierno de Nicaragua? ¿O al FMI ya no le interesa el caso de Nicaragua?





Cuidado con las nuevas mentiras

7 04 2014

Presentación1

Es imposible creer en las palabras a una persona que se ha distinguido por sus mentiras, soberbia y prepotencia y cargar el estigma de ser un presunto delincuente. El ahora recién electo presidente del Partido Liberal Independiente (PLI) cree que convencerá con sus palabras al afirmar “que usará el poder (¿cuál poder?) para velar por el crecimiento equitativo y humano del país”.

El hecho que Eduardo Montealegre Rivas dijera esta nueva mentira, sin pensar que los nicaragüenses tenemos una larga memoria sobre los daños que provocó a nuestra Nación, es una señal del  doble rasero con el que se enfrentan los problemas de los ricos –que se meten a la política para evadir la Justicia- y la crisis de los pobres provocada por la corrupción que esa clase de políticos han promovido y fortalecido en nuestro país.

Pero si bien Montealegre Rivas puede bravuconear y mostrar una fuerte retórica con su imaginación enfebrecida, es poco probable que otros líderes liberales lo sigan, porque conduciría a Nicaragua -y a ellos- en la dirección equivocada. Con este diputado en el poder no habría distancia en absoluto con el sistema bancario: metafóricamente hablando, él es el sector bancario. Por esto creo que los nicaragüenses no elegirían a Montealegre Rivas como presidente de la República, porque los intereses nacionales no estarían en las manos del banquero.

Con el invento de su “reingeniería financiera”, el diputado Eduardo Montealegre Rivas acusado penalmente por la Fiscalía General de la República, le quitó recursos al pueblo de Nicaragua y veló por el crecimiento inequitativo de ciertos grupos financieros, principalmente dos de los radicados en el país que adquirieron a precios irrisorios tanto los depósitos del público no bancario –entregados con elevadas tasas de rendimientos de los CENIS Bancarios que emitió otro acusado por el Ministerio Público, el abogado Noel Ramírez-, como los activos subastados de esos cuatro bancos liquidados en 2000 y 2001 con disposiciones “extravagantes” del Consejo Directivo del Banco Central que fungió en 2003, y que el ahora actual presidente del PLI no defendió la cosa pública en su carácter de ministro del Tesoro Nacional.

Los nicaragüenses tenemos en nuestra memoria el recuerdo fresco que el también ahora impune diputado Eduardo Montealegre Rivas, desde la silla de ministro de Hacienda y Crédito Público, quitó el vaso de leche escolar a los estudiantes de primaria en el año de 2004 y privilegió el pago de la onerosa deuda interna pública por las liquidaciones de cuatro bancos antes mencionada –una deuda que fue denunciada como ilícita por la Contraloría General de la República y también fue acusada penalmente por la Fiscalía General de la República-, en un momento en que Nicaragua recibía la más grande ayuda internacional por la condonación de su deuda con los países miembros del Club de París, en el Punto de Culminación de la Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudados (HIPC). Montealegre Rivas, vez de haber asignado los recursos tributarios liberados del pago de la deuda pública externa para financiar proyectos de reducción de la pobreza de los nicaragüenses, los asignó para el pago de esa onerosa deuda pública interna. Sirvió como un Robin Hood nicaragüense al revés del inglés: le quitó a los pobres para darles a los ricos.

Hoy, el recién nombrado presidente del PLI, “confunde la opinión pública con su opinión personal”. No olvidemos también que este diputado es un presunto delincuente al escudarse con la inmunidad de su cargo público y no retractarse, tal como lo manda nuestro Código Penal, por las injurias y calumnias que él escribió contra mi persona y que publicó en el diario La Prensa en julio de 2008 y en un comunicado que repartió desde la casa de su movimiento político personal en mayo de 2011.

Entonces, ¿quién podría creer a un mentiroso, soberbio y prepotente? Nunca le creerán los honrados, los probos, los honestos, los que tienen vergüenza, moralidad y rectitud en sus acciones. No hay que dejarse engañar de este tipo de persona amoral. “Haremos lo que creamos sea necesario para restaurar la democracia. Pueden estar seguros que preferiré equivocarme actuando que luego verlos a los ojos y decirles que no lo intenté”, concluyó el que ya cree que será nuevo presidente de Nicaragua. No creo que alguien le crea.





Carta 26 al Presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua

5 04 2014

5 de abril de 2014

 

Ingeniero

Santos René Núñez Téllez

Presidente

Asamblea Nacional de Nicaragua

Su Despacho

 

Honorable Señor Presidente de la Asamblea Nacional, Ing. Santos René Núñez Téllez:

Vuelvo a escribirle por no tener su respuesta a mi petición ciudadana que le he presentado reiteradamente desde el 8 de mayo de 2012, con el objetivo que se cumplan las solicitudes de dos Jueces Locales de lo Penal de Managua, Lic. María Ivette Pineda  y Lic. Henry Morales Olivares, para que la Asamblea Nacional inicie el proceso de desaforación del diputado querellado Eduardo Montealegre Rivas, por sus graves injurias y calumnias que él escribió públicamente contra mi persona al acusarme sin fundamento alguno de haber cometido perjuicio al Estado de Nicaragua.

Como es de su conocimiento, continuaré escribiéndole para que el Poder del Estado de Nicaragua que usted dirige me facilite mi derecho humano de tener acceso a la justicia, después de que el diputado Eduardo Montealegre Rivas se escudara inapropiadamente en la inmunidad que le confiere su cargo público desde agosto de 2008.

Es muy fácil demostrar que el diputado impune Eduardo Montealegre Rivas es un violador de los derechos humanos y que no puede ser tan estúpido al tratar de aparentarlo cuando intentó, con su “grandilocuencia”, de convencer a la población que nunca me acusó de ser uno de los más famosos quiebra bancos de nuestro país, en aquellos momentos cuando él era candidato para la Alcaldía de la Ciudad de Managua y se autonombraba como un “perseguido político” frente a mi querella personal.

Cuando la Asamblea Nacional de Nicaragua proteja mi derecho humano de defender el respeto de mi dignidad, honra y reputación ante los tribunales de justicia de nuestro país, que son preceptos constitucionales de nuestro país, también me será fácil demostrar la delincuencia penal del diputado Eduardo Montealegre Rivas con la resolución que me entregó la Fiscalía General de la República, al someterme voluntariamente a que se me investigara de las graves acusaciones de quien ahora es coordinador político de la Alianza del Partido Liberal Independiente (PLI).

Como ciudadano nicaragüense, espero que los diputados de la Alianza Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) no continúen protegiendo al presunto delincuente Eduardo Montealegre Rivas, tal como lo hicieron los diputados liberales y como me lo expresara el entonces Primer Secretario de la Junta Directiva, Dr. Carlos Wilfredo Navarro Moreira, en la administración pública del período 2007-2012.

Tengo la seguridad que usted leerá esta vigésima sexta carta y espero que el Orden del Día que apruebe próximamente la Junta Directiva de la Asamblea Nacional facilite mi derecho humano de tener acceso a la Justicia y respete los preceptos contenidos en los Artículos 5 y 26 de nuestra Constitución Política.

Atentamente,

 

 Néstor Manuel Avendaño Castellón

Economista

cc:          Iris Marina Montenegro Blandón, Primera Vicepresidenta.

María Eugenia Sequeira Balladares, Segunda Vicepresidenta.

Gladys de los Ángeles Báez, Tercer Vicepresidenta.

Alba Azucena Palacios Benavides, Primera Secretaria.

Loria Raquel Dixon Brautigam, Segunda Secretaria.

Carlos Wilfredo Navarro Moreira, Tercer Secretario.

Archivo.





Buen alumno con artificios macroeconómicos

3 04 2014

Presentación2

En 2013, con reservas internacionales brutas (RIB) iguales a 2.5 veces el saldo de la base monetaria al 31 de diciembre, un déficit fiscal equivalente a 1% del PIB y una tasa de inflación anual de 5.7%, la economía de Nicaragua creció 4.6%, se comenzó a aplicar la reforma tributaria conocida como Ley de Concertación Tributaria (LCT) y se aprobó la reforma del fondo de pensiones de seguridad social con medidas administrativas, es decir, aumentando ingresos y reduciendo gastos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Con esa carta de presentación, el gobierno de Nicaragua recibirá a la misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) que visitará a Nicaragua en este mes de abril. Una visita de rutina más, porque Nicaragua administra bastante bien la macroeconomía sin ninguna ayuda para apoyo presupuestario del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y para apoyo de balanza de pagos del FMI desde el año de 2012, por lo cual el representante del FMI residente en el país,  Juan Fernando Zalduendo, es un “asesor de confianza” del gobierno.

Al FMI no le interesan los medios sino los fines, o sea, no le importa cómo se logra la meta, sino que la meta se logre. Por ejemplo, a finales de diciembre del año pasado, el balance de reservas del BCN mostraba un exceso de encaje diario de 153 millones de dólares sobre los depósitos en moneda extranjera que los banqueros llevan al BCN, lo cual facilitó el sobre cumplimiento de la condicionalidad de la estabilización macroeconómica de que las reservas brutas deben ser iguales a 2.2 veces la base monetaria; además, en la última semana de diciembre el BID entregó a Nicaragua un préstamo de 47 millones de dólares atados para la ejecución de programas públicos, lo cual facilitó el aumento de 44 millones de dólares de las reservas internacionales netas ajustadas (RINA), que excluyen la deuda con el FMI y los depósitos de encaje y del Fondo de Garantía de los Depósitos (FOGADE) en moneda extranjera, no obstante el crédito neto del Banco Central de Nicaragua (BCN) al Gobierno Central, que incluye la variación de los depósitos gubernamentales en la autoridad monetaria, fue expansivo –no contractivo como lo  desea el FMI- en un monto de 697 millones de córdobas. En conclusión, en la última semana de diciembre se pudo concretar el “esfuerzo fiscal” de proteger la posición de las reservas internacionales del país, pero reitero, al FMI no le interesa cómo se hizo sino que se haga.

Por otro lado, a sabiendas que el FMI avaló el registro del crédito petrolero de Venezuela como una deuda privada externa, aunque en Nicaragua el petróleo es un bien público, el déficit fiscal no superó el 1% del PIB por ese aval fondomonetarista. Si el préstamo anual venezolano de 550 millones de dólares se registrara debajo de la línea del déficit fiscal en el presupuesto nacional, lo cual obligaría a registrar el uso de ese recurso crediticio en los gastos de consumo y de inversión gubernamental, el déficit de las finanzas públicas oscilaría alrededor del 6% del PIB y sacaría a las autoridades nicaragüenses de cualquier diálogo con el policía financiero internacional. Sin embargo, el suministro de petróleo a Nicaragua, que no es regalado ni valorado con precios preferenciales (como argumentan ciertos políticos de la así llamada oposición) sino vendido con el precio WTI, es facilitado con un préstamo muy concesional a una empresa privada, ALBANISA, y esto ayuda a lograr un presupuesto nacional casi equilibrado (con déficit cero) y una protección efectiva de la posición de las reservas internacionales que, a la vez, consolida la estabilidad del tipo de cambio y de una baja presión inflacionaria, pero ha empujado de nuevo a nuestro país a estar muy endeudado en términos de producción frente a los acreedores externos. La deuda externa, privada y pública, ya representa el 83% del PIB en 2013.

Nicaragua, ya clasificado como un país de ingreso medio bajo al tener un ingreso per cápita promedio anual de 1 mil 865 dólares en 2013, ha mostrado avances importantes en el ámbito económico en los últimos años. Cabe mencionar que en 2013 su crecimiento económico de 4.6% es el más alto del istmo centroamericano, después de Panamá que creció 6.5% ; la atracción de la inversión extranjera directa se ha robustecido al representar su flujo bruto de 1 mil 500 millones de dólares el 13% del PIB y ya se está acercando al de Costa Rica que, después de Panamá, es el país que recibe más IED con un monto de 2 mil 300 millones de dólares; y el monto de las remesas familiares de 1 mil 78 millones de dólares, aunque representa el 35% de la suma del valor de las exportaciones domésticas y del valor neto de la maquila, es el segundo más bajo entre los países centroamericanos, después de Costa Rica que recibió apenas 327 millones de dólares el año pasado.

Sin embargo, Nicaragua, con su baja tasa de inflación de 5.7%, es el país más inflacionario del istmo centroamericano; posee el más elevado déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos, al mostrar el nivel de 11.4% del PIB, pero excluyendo a Panamá cuyo déficit externo es de 11.9% del PIB; su régimen cambiario deslizante, único (diría también obsoleto) entre los países centroamericanos que tienen moneda propia, ha mantenido constante su tasa de devaluación de 5% anual en los últimos 10 años, pero esa devaluación ha estado acompañada de un déficit comercial externo que oscila alrededor del 20% del PIB desde 1999; y el desempleo global, o sea, la suma del total de desempleados abiertos y desempleados equivalentes asociados con el sub empleo, es el más alto entre los países centroamericanos, al incluir al 24% de la población económicamente activa.

Sin duda, Nicaragua aprobará el examen del FMI con una buena calificación que no debe alegrarnos. Por las observaciones económicas arriba mencionadas, es también fácil concluir que la situación macroeconómica se ha mejorado, pero continúa siendo frágil. En este año comenzamos a observar la disminución de la recaudación de impuestos del Gobierno Central, lo cual podrá implicar la reducción del gasto de consumo público, con la ventaja de que no nos encontramos en un año electoral; no se observa la aplicación de reformas estructurales para reducir la informalidad del mercado laboral (parece que va aumentando), disminuir el subempleo (parece que va subiendo) y elevar la productividad de la economía (parece que sigue cayendo, aunque debe reconocerse el beneficio del cambio paulatino de la matriz de generación de electricidad); y lo más preocupante, se está acelerando el severo endeudamiento externo, de tal forma que en el mediano plazo el total de nuestra deuda externa, privada y pública, será igual al valor de la producción de bienes y servicios del país, y no se ven nuevas iniciativas de condonación.

Es necesario resolver los problemas estructurales pendientes, principalmente los del mercado laboral, así como el régimen cambiario que “ayuda” a mantener el grave desequilibrio comercial externo. El córdoba continúa sobrevaluado. No olvidemos que el tipo de cambio nominal sólo sirve para pagar las deudas externas y que el tipo de cambio real sirve exclusivamente para reducir el grave desequilibrio comercial que tenemos con el resto del mundo.





Debemos continuar la disminución del riesgo-país

23 03 2014

Después del intento de que se imprimiera un carácter de ley a los decretos ejecutivos, se aprobó la reforma constitucional que se dictarán decretos ejecutivos de aplicación general en materia administrativa; sin embargo, esos decretos tendrán fuerza de ley cuando no existan leyes que se le opongan en el ámbito administrativo. Esto es un riesgo económico y financiero para las empresas y, por qué no también para los consumidores, por los niveles de discrecionalidad que aún impera entre los servidores públicos.

Desde febrero de este año he observado correcciones a dos de esos decretos, después de los reclamos del presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán Aguerri, a las autoridades gubernamentales para que se corrigieran los intentos de cobrar el impuesto de valor agregado y el impuesto municipal de ingresos a las transacciones de bienes en los puestos de bolsa agropecuaria y de suspender la importación de ciertos agroquímicos en el país.

El tercer decreto ejecutivo que ahora se cuestiona porque violenta la Constitución de la República de Nicaragua es el del ajuste del salario mínimo legal para 2014 con fecha 17 de marzo de este año, que lo hizo retroactivo a partir del 1 de marzo recién pasado, por lo cual estimo que el Presidente de la República tendrá que enmendar por tercera ocasión este otro intento de nuestros servidores públicos tratando de quedar bien no sé con quién, en vez de fortalecer nuestro marco jurídico y nuestras instituciones públicas y, por lo tanto, consolidar la gobernabilidad y la certidumbre entre los productores, inversionistas, exportadores y consumidores de nuestro país. Es muy elemental que sólo en materia penal la ley o los decretos son retroactivos, si y sólo si benefician al reo.

Por estos problemas de “carácter general” en el área administrativa, sugiero al primer magistrado de nuestro país, el Presidente de la República Daniel Ortega, que sancione a nuestros servidores públicos que cometan crasos errores en este tema de emisión de decretos que se oponen a la Carta Magna y a las otras leyes de nuestro país. Preocupa que la empresa privada se desgaste con tantas apelaciones ya previstas en las distintas instancias del Poder Judicial por tantos “errores” de los servidores públicos cuyos efectos se sintetizan en un demérito de la alianza gobierno-empresarios-sindicatos, hoy elevada a rango constitucional y que ha facilitado la minimización de los riesgos económicos y financieros, así como la reducción gradual del riesgo político no obstante la poca efectividad de la así denominada oposición política, que prácticamente no existe ni cuenta con una estrategia alternativa al proyecto del poder político en el poder.

Es muy preocupante el irrespeto a la Constitución de la República de Nicaragua, a las leyes del país y al Poder Judicial por parte de los servidores públicos. Por ejemplo, la Honorable Junta Directiva de la Asamblea Nacional “ignora” las solicitudes de dos jueces penales para que el Poder Legislativo inicie el proceso de desaforación del diputado impune Eduardo Montealegre Rivas y responda por sus dos presuntas delincuencias de injurias y calumnias contra mí, que no tienen ningún vínculo político ni con sus funciones legislativas, ya que las dos querellas surgieron por la irresponsable conducta personal del diputado impune. Es conocido por los nicaragüenses que desde el 8 de mayo de 2012 he escrito 25 cartas al Presidente de la Asamblea Nacional para que incorporen en el Orden del Día las dos solicitudes judiciales antes mencionadas, pero a la fecha no tengo ninguna respuesta, ni positiva ni negativa.

Vemos el caso del hermano del diputado Eduardo Montealegre Rivas, de nombre Álvaro Enrique, que tiene casa por cárcel por las acusaciones de estafa agravada, ofrecimiento fraudulento de efectos de crédito y crimen organizado –ya suman un poco más de 5 millones de dólares- que le hace la Fiscalía General de la República, pero un nicaragüense que sea acusado de ladrón es puesto de inmediato en la cárcel. Decía el Papa Francisco que un ladrón se diferencia de un corrupto, porque este último le roba al pueblo y aunque después le regale a la Iglesia no será perdonado por Dios, pero el primero se salvará del infierno sólo con que se arrepiente de sus pecados, o sea, sus robos. También Eduardo Montealegre Rivas se escuda inapropiadamente con  la inmunidad de su cargo, evade la Justicia e impide el juicio a otros 38 acusados por el complot contra el Estado de Nicaragua con la emisión y reestructuración de la deuda pública interna por las liquidaciones bancarias de los años 2000 y 2001, y por la subasta de activos de los bancos liquidados, ésta última denominada “un caso que chorrea sangre” por las autoridades de la Contraloría General de la República.

Todos estos ejemplos no ayudan al resurgimiento económico de Nicaragua. Reitero que la corrupción y el irrespeto a nuestro marco jurídico, debilita el funcionamiento del Estado de Nicaragua, obstaculiza la notable tarea de la atracción de la inversión extranjera directa, cuyo ingreso bruto en 2013 fue 1.5 millardos de dólares estadounidenses y, consecuentemente, no se reduce la informalidad del mercado laboral ni el subempleo que afecta a más de la mitad de los trabajadores ocupados de nuestro país.

Es también bochornoso el hecho que los servidores públicos desconozcan sentencias de la Corte Suprema de Justicia, después que los reclamos de la población han cruzado todas las instancias judiciales hasta llegar a  casación en dicha Corte. Considero muy lamentables las palabras que me dijera el Procurador General de la República, el abogado Hernán Estrada, de que apelará una sentencia del Máximo Tribunal de febrero de 2007 que obliga a pagar los daños económicos desde el ciclo agrícola 1999/2000 a los productores Buenaventura Gutiérrez Rizo y Norma Estela Rizo Gutiérrez. El Procurador General de la República simplemente desconoce una sentencia del máximo tribunal de justicia del país. Es sobre estos asuntos, Señor Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, que usted debería intervenir para poner el orden entre los servidores públicos para que no continúen, con sus aberraciones jurídicas e incumplimiento de las leyes, provocando más daños a las personas en particular y a nuestra nación en general.

Muchos de nuestros servidores públicos se sienten servidos. Los altos cargos parecen enfermar el carácter de algunas personas que los ocupan. Su arrogancia y soberbia no les permiten razonar y, mucho menos, actuar acorde con las leyes y atender adecuadamente a los nicaragüenses desde sus puestos públicos. Da la impresión que mientras más duros se vuelven contra la población, más méritos acumulan en sus cargos. No debería ser así.  Nuestros servidores públicos deben honrar sus puestos de trabajo y atender a la población –porque con nuestros impuestos pagamos sus salarios-,  y cuando demuestran su posición de fuerza sin razón alguna, deterioran, indudablemente, la imagen del despacho del primer magistrado de nuestro país, el del Presidente de la República Daniel Ortega Saavedra. 





La economía centroamericana en 2014

21 03 2014

Pese a los problemas puntuales en desempleo y en las finanzas de algunos países europeos, lo que estamos viendo del mundo desarrollado en 2014 es una recuperación productiva generalizada. Algo parecido en el resto del mundo, aunque con moderación en China, cuyo crecimiento económico se está reorientando a favorecer el consumo en vez de las exportaciones y esto obligará a cambiar de bienes a servicios y a disminuir la demanda de materia prima; también saldrán afectados los exportadores de commodities o bienes primarios, e incluso problemas en algunos países emergentes importantes.

COPADES ha realizado el pronóstico económico de Centroamérica para 2014, incluyendo a Panamá que ya se incorporó al Subsistema Económico de la Integración Centroamericana (SIECA), puede resumirse con un crecimiento de la producción de 4.5%, igual al registrado en 2013; se creará un menor número de puestos de trabajo; la brecha comercial externa se mantiene estable en el nivel de 15.4% el PIB y se observarán menores corrientes de recursos financieros provenientes del exterior; su principal reto económico es la sostenibilidad fiscal, porque los ingresos fiscales están afectados por el bajo crecimiento económico; y la inflación no es problema pero sí lo es el desempleo porque se creará un menor número de puestos de trabajo,  

En la región, la economía con la mayor aceleración en su ritmo de crecimiento es Nicaragua, seguido por Costa Rica, mientras que el resto de países observan mejoras, aunque moderadas, impulsadas por bajas tasas de inflación, remesas familiares e inversión extranjera directa. Panamá culmina ciclo intenso de inversión y su crecimiento económico tiende a desacelerarse

El principal riesgo en el ámbito de la producción es el fenómeno climatológico “El Niño”, con una alta probabilidad de ocurrencia, y podría afectar el desempeño productivo en el segundo semestre de 2014 y parte del año de 2015 con sequías y evolución errática del régimen de lluvias, afectando la producción agrícola de la región y elevando el precio de productos básicos. Su impacto en el ámbito internacional también podría impactar temporalmente al alza los precios de commodities y otros productos agrícolas.

La dinámica del mercado de trabajo se deteriora al mostrar la  creación de 705 mil puesto de trabajo en 2013-2014, frente a los 1.6 millones puestos de trabajo en el período 2011-2012. Dado el crecimiento de la población económicamente activa, se observará también un aumento de casi 80 mil personas desempleadas, que contrasta con la reducción de la desocupación en poco más de 92 mil personas entre 2011 y 2012.

La demanda interna, consumo e inversión, desacelera porque la tasas de interés reales, es decir, tasa de interés nominales menos la tasa de inflación, tienden a elevarse por las condiciones financieras más restrictivas  en los mercados internacionales. En el mediano plazo, con el gradual retiro del estímulo monetario (quantitative easing) en la economía de Estados Unidos, las tasas de interés continuarán aumentando y reasignarán el apetito de riesgo de los inversionistas y, consecuentemente, se darán menores corrientes de capital hacia las economías en desarrollo y en los mercados emergentes.

La demanda externa continuará siendo moderada y la caída en los precios de algunos de los principales componentes de la oferta exportable centroamericana conducirá a un magro crecimiento de las ventas externas. Por su parte, la desaceleración de la demanda interna y los bajos precios internacionales mantendrán relativamente deprimido el valor de las importaciones. Por consiguiente, la balanza de pagos centroamericana reflejará un elevado déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, acompañado de una menor abundancia del endeudamiento público y privado con el exterior y de la inversión de cartera.

En el ámbito de las finanzas gubernamentales, adquiere importancia la recuperación de espacios de acción de política económica, Se observan desequilibrios fiscales marcados en Costa Rica y Honduras, con déficit fiscales de 5.8% del PIB y del 8.0% del PIB respectivamente. Los niveles de déficit y de deuda pública alcanzados como parte de las políticas anti-cíclicas, que se implementaron durante la crisis financiera internacional de 2008 y 2009 a partir de la quiebra de la banca de inversión de Wall Street, lucen hoy elevados. Los países centroamericanos han enfrentado obstáculos considerables que les ha impedido contener el gasto gubernamental en rubros como las remuneraciones y las transferencias corrientes. Paralelamente, una estructura tributaria débil y el bajo crecimiento económico han tenido un impacto desfavorable en los ingresos tributarios, agudizando la problemática fiscal.

No se observan nubarrones inflacionarios en el horizonte. La ausencia de presiones inflacionarias de origen externo y los avances en las reformas que propician una mayor efectividad de la política monetaria se reflejarán positivamente en el nivel general de precios. Los países centroamericanos tienen esquemas  de política monetaria consolidada, pero el único riesgo es la posibilidad de que aparezcan presiones cambiarias si se dan cambios importantes en las condiciones de la liquidez internacional.

En resumen, la evolución externa provoca efectos mixtos en la economía del istmo centroamericano, a saber: (i) un mayor crecimiento económico externo y ganancia en términos de intercambio son elementos de estímulo a la producción interna; (ii) un mayor ingreso potencial proveniente de remesas familiares apoya al consumo privado y la estabilidad externa; (iii) la estabilidad de precios contribuye a mantenimiento de inflación baja; y (iv) el aumento en tasas interés y limitación financiamiento repercute en encarecimiento del crédito y afecta composición de cartera financiera entre moneda nacional y extranjera.

COPADES ofrece desde este momento a las empresas radicadas en Nicaragua, que tienen intereses comerciales, financieros y económicos con el resto de países del istmo, el Seminario de Actualización Empresarial “La Economía de Centroamérica en 2014”, con un detalle de las políticas y tendencias de las principales variables económicas de cada país en particular y de la región en general. Pueden visitar nuestra página http://www.copades-nic.com





Salario mínimo legal sin consenso

16 03 2014

Presentación1

Concluyó la ya tradicional etapa del desgaste interinsitucional en la mesa de la Comisión Nacional del Salario Mínimo y ahora esperamos el veredicto del Gobierno de Nicaragua, en este caso representado por la Ministra del Trabajo (MITRAB), Dra. Alba Luz Torres, porque no se logró el esperado consenso tripartito gobierno-empresarios-sindicatos.

Desde el 16 de enero de este año, con el Gobierno de espectador, hemos observado que el dirigente de la Federación Nacional de los Trabajadores (FNT), Dr. Gustavo Porras, propuso un aumento del 16.5 % con base en una inflación acumulada de 2013 que fue 5.54 % y en un incremento del 12% en el valor de los productos de la canasta básica, pero no sé dónde obtuvo este último dato que no pertenece a la economía de Nicaragua.

También hemos visto cómo el dirigente de la Central Sandinista de Trabajadores “José Benito Escobar” (CST-JBE), Luis Barbosa, ha disminuido su propuesta de ajustar el salario mínimo legal desde 16.5% hasta 14%, sin demostrar los criterios de su propuesta. Tomando como referencia la información oficial de la canasta de consumo básico que publica el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) con datos obtenidos por el Banco Central de Nicaragua (BCN), en 2013 los precios de los 23 productos alimenticios reflejaron una inflación acumulada anual de 0.52%, mientras que los precios de los 53 productos contenidos en esa canasta de consumo básico subieron 1.83% en el año pasado al registrar un valor de 11 mil 43 córdobas en diciembre recién pasado. Cabe aclarar que, además de los 23 alimentos, la canasta contiene 11 productos para usos del hogar incluyendo el alquiler de la vivienda, 4 tarifas de servicios público y 15 prendas de vestir y calzados y, por otro lado, que el poder adquisitivo o poder de compra del salario mínimo legal aumentó 6.2% en 2013.

El secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), Roberto González, manifestó recientemente que estaba dispuesto a razonar el planteamiento del 11% siempre y cuando el sector privado se acercara a un planteamiento que permitiera a las tres partes coincidir y obtener un consenso. Esta propuesta la consideré realista, legal y muy razonable, porque, según la ley, el salario mínimo se ajusta con la proporción resultante de la suma de la tasa de crecimiento económico más la tasa de inflación acumulada anual que se registraron en el año anterior. De acuerdo con datos económicos ya divulgados por el BCN, en 2013 el crecimiento de la producción de bienes y servicios fue 4.6% y la tasa de inflación acumulada anual fue 5.7%; por consiguiente, la tasa de ajuste del salario mínimo legal sería 10.3% en 2014.

Por su parte, los empresarios presentaron la propuesta de ajustar el salario mínimo legal con un dígito y al final de las rondas de discusión especificaron el 9.0% para las actividades no agropecuarias y el 9.5% para las actividades agropecuarias. Ambas tasas de ajuste coinciden bastante con el mayor ajuste salarial que se incluyó en el Presupuesto General de la República y se aproximan bastante a lo que señala la ley, lo cual es otra referencia que debería tomar en cuenta la Dra. Alba Luz Torres.

El presupuesto nacional de este año aprobado por la Asamblea Nacional incluyó ajustes salariales de 9.0% para el Ministerio de Educación (MED), 7.3% para el Ministerio de Salud (MINSA) y 5.0% para el resto de cargos del sector público. La Ministra del Trabajo también sabe que el bono salarial, ya incluido en el presupuesto y equivalente a 60 millones de dólares anuales pagados con nuestros impuestos, se entrega al menos a 61 mil trabajadores del sector público, por lo cual los estratos de trabajadores del sector público que devengan los más bajos salarios de hecho ya devengan un ingreso mensual mayor que el salario mínimo legal.

Como economista, no estoy de acuerdo con el criterio que establece la ley actual para ajustar el salario mínimo legal, pero debo aceptarlo porque es la ley aunque no me guste ni se justifique científicamente. Para no echar más leña al fuego inflacionario, el ajuste del salario mínimo legal debería responder al aumento del costo de la vida, o sea, la tasa de inflación acumulada anual que el año pasado fue 5.5%. Por eso, sería aceptable el ajuste ante mencionado de 10.3%, que sería entregado al menos a 130 mil trabajadores en dos partes, es decir, 5.15% en marzo y otro 5.15% en septiembre próximo.

Sin educación técnica, sin transferencia de tecnología para las microempresas y las pequeñas empresas y con altas de interés activas en el mercado financiero local no se puede promover una mayor competitividad empresarial ni apoyar un crecimiento económico sostenible de nuestro país. Así no se puede elevar la productividad laboral, que es la clave para incrementar el poder adquisitivo de los salarios. Por esta razón, estimo que las autoridades nacionales, junto a los empresarios y los trabajadores, necesitan emprender la tarea de formular e implementar un conjunto de políticas públicas que tiendan a resolver los graves problemas estructurales del mercado laboral, los cuales no se solucionan con ajustes salariales de dos dígitos.

La recuperación del poder adquisitivo de los salarios en general, y del salario mínimo en particular, será paulatina. No tengo dudas al respecto, porque el nivel de escolaridad promedio de los nicaragüenses es apenas de 6 años, sólo nos hemos graduado en educación primaria. No es con mayores salarios que se reducirán las altas tasas de subempleo y de informalidad de la economía, sino con más inversión, más educación técnica, y con crédito a menor costo acompañado de transferencia de conocimientos tecnológicos. Es necesario el restablecimiento de un efectivo banco estatal de fomento, un instrumento que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le quitó al Estado de Nicaragua en la década de los noventa.

Estos problemas no se resuelven exclusivamente en centros universitarios, sino también en institutos tecnológicos medio y superior. También se resuelven en el Ministerio del Trabajo, que es el rector de una política nacional de empleo, con la creación de un banco de datos de subempleados y desempleados y la reclasificación de los trabajadores con perfiles ocupacionales relacionados con la ejecución de proyectos de inversión privada y pública y, por supuesto, con el entrenamiento en la adopción de nuevas tecnologías para elevar la productividad de la economía. Ojalá que esos fueron los temas de discusión profunda y agotadora que pudiesen tener las tres partes que se reúnen periódicamente en el Ministerio del Trabajo.

El desenlace del salario mínimo legal será este lunes 17 de marzo. Veremos si se cumple la ley.








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 849 seguidores